Gipuzko Buru Batzarra

Noticias

Compartir
04/04/2022

Gipuzkoa da un salto para situarse en la vanguardia de los cuidados e implementará el nuevo modelo residencial en 25 centros de personas mayores

La Diputación destinará 20 millones de euros de los fondos COVID-19 recibidos a comienzos de año para extender en todo el territorio y materializar “desde ya” la transición hacia los cuidados del futuro
Gipuzkoa da un salto para situarse en la vanguardia de los cuidados e implementará el nuevo modelo residencial en 25 centros de personas mayores

Gipuzkoa está inmersa en la transformación de su modelo de atención y cuidados para las personas mayores y, para extender esta apuesta en todo el territorio y materializar “desde ya” la transición hacia los cuidados del futuro, destinará a este objetivo 20 millones de euros extraordinarios en dos años. Esta medida supone un salto “de enorme determinación y ambición” que situará a Gipuzkoa “en la vanguardia de los cuidados” y que servirá para materializar el nuevo modelo residencial en el territorio, que llegará en esta primera fase de implementación a 25 residencias, entre centros de nueva construcción y centros que comenzarán a adaptar sus instalaciones a este modelo.

El diputado general, Markel Olano, ha explicado que, en el marco de Etorkizuna Eraikiz y la Agenda Gipuzkoa 2020>2030 Políticas Sociales de Transición, materializar la transición a este nuevo modelo de cuidados se convierte en “prioridad absoluta” de la Diputación, que se ha marcado como objetivo “posicionar al territorio a la vanguardia de los cuidados” e “impulsar un cambio sistémico” que llegue a todo el territorio. Para ello, ya está en marcha una hoja de ruta concreta que ayudará a materializar la transformación de las residencias en centros basados en unidades convivenciales de alrededor de 15 personas, con una atención personalizada e innovadora, y con una fuerte conexión con la comunidad.

El diputado general y la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, han comparecido esta mañana en rueda de prensa para dar a conocer esta nueva inversión que se materializará en 2022 y 2023, y que se sumará a las partidas que ya había previsto la Diputación para este cometido. Es decir, estos 20 millones adicionales, que tienen su origen en los fondos COVID-19 que recibió la Diputación a comienzos de año a través del Gobierno Vasco –37,8 millones en total–, servirán para dar un salto que situará Gipuzkoa en la vanguardia de los cuidados, ya que permitirá “multiplicar” las intervenciones en los centros de mayores y extender el nuevo modelo residencial a todas las comarcas.

El diputado general Markel Olano ha recordado que este salto en la inversión va a ser “determinante” para hacer realidad una transformación en la que Gipuzkoa viene trabajando “desde hace más de 7 años”. “Este cambio, que se ha acelerado como consecuencia de la pandemia y que ya se está materializando en nuestras residencias, es fruto del trabajo del departamento de Políticas Sociales y de muchas entidades y personas en los últimos años. Lo podemos hacer realidad desde ya, además, porque contamos con un modelo de políticas sociales puntero y pionero, basado en la colaboración con el tercer sector social”, ha explicado. Además, ha incidido en que Gipuzkoa volverá a ser vanguardia en la extensión hacia los cuidados del futuro, ya que pasamos, tras “una fase experimental y de estudio” ya completada, “a la fase de implementación”. “Hemos transitado a un escenario en el que podemos contemplar cambios reales, que llegarán en los próximos años a 25 residencias de Gipuzkoa”, ha afirmado.

Todo ello, en su opinión, redundará principalmente en la atención y el bienestar de las personas residentes, que pasarán a tener la sensación de “vivir en el hogar”, recibir una atención más personalizada, residir en unidades de convivencia más pequeñas y tener un contacto más intenso con la comunidad. Además, según ha subrayado, esta inversión extraordinaria de 20 millones servirá para extender la transición hacia este modelo al conjunto del territorio. “A pesar de las dificultades que afrontamos en todo el mundo, Gipuzkoa no ha parado en ningún momento. Se activa una vez más desde la colaboración y el objetivo compartido de seguir siendo una sociedad cohesionada, para poner freno a las desigualdades sociales y garantizar la protección de todas las personas, sobre todo a las personas mayores”, ha reflexionado.

Fondo extraordinario de 20 millones de euros

La Diputación Foral de Gipuzkoa recibió a comienzos de año 37,8 millones de euros del fondo estatal para neutralizar el efecto de la COVID-19 –se compartieron otros 25,1 millones con los ayuntamientos guipuzcoanos–, entre otros fines. Al ámbito de las políticas sociales, se destinarán 20 de esos 37,8 millones de euros, para la progresiva adecuación de la arquitectura y espacios físicos de los centros residenciales de personas mayores al nuevo modelo de atención y cuidados.

Por tanto, esos fondos extraordinarios se destinarán a la adquisición de equipamientos y a la adecuación de los centros residenciales de personas mayores al nuevo modelo, gracias a la mejora y remodelación de los espacios físicos en residencias públicas y aquellas que están gestionadas por fundaciones o entidades sin ánimo de lucro. A su vez, los centros residenciales que ya se están construyendo o cuya construcción está prevista para los próximos años, como las de Usurbil, Elgoibar, Irun, o Pasaia, ya se edificarán respondiendo a las características del nuevo modelo, organizadas en pequeñas unidades convivenciales de alrededor de 15 personas, espacios más abiertos y conectados a la comunidad, en habitaciones individuales, y desde una perspectiva innovadora y personalizada, tanto en los espacios físicos, como en todo lo relacionado con la atención y a los cuidados. “El objetivo es que hagamos una adecuación progresiva del conjunto de la red residencial de personas mayores de Gipuzkoa”, ha subrayado el diputado general.

Por su parte, Maite Peña ha detallado que, gracias a estos fondos, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha activado tres líneas de trabajo para la compra de equipamiento y para acometer obras de adecuación en las residencias que respondan al nuevo modelo de atención y cuidados. Una parte se destinará a la compra de equipamiento y ayudas técnicas de nueva generación (3,5 millones de euros); otra a la financiación de obras para la adecuación progresiva de centros propios y de Kabia (8,5 millones de euros); y otra a una línea de ayudas económicas dirigidas a residencias gestionadas por fundaciones municipales o entidades sin ánimo de lucro (8 millones de euros).

Las primeras adecuaciones en residencias propias y de Kabia se realizarán en Iurreamendi (Tolosa), Iturbide (Arrasate), San Martin (Oñati), Egogain (Eibar), San Jose (Azkoitia), y San Juan (Zumaia). Se redactarán los estudios previos, así como los proyectos de ejecución de las obras, y posteriormente se procederá a la redacción, aprobación y adjudicación de las obras. Se prevé que todos los trabajos se ejecuten antes de que finalice el 2023. Además, Peña ha señalado que en los próximos días y semanas se irán concretando las actuaciones que se realizarán en las residencias gestionadas por fundaciones municipales y entidades sin ánimo de lucro, para lo que se activará una línea de ayudas, y se prevé que puedan llegar a ser 10 residencias.

Transformación del modelo de cuidados

Por otra parte, Maite Peña ha explicado que el cambio sistémico que se viene impulsado en la red residencias de personas mayores de Gipuzkoa, no solo responde a la adecuación de los espacios físicos, sino que la transformación “va mucho más allá”, y contempla todo lo relacionado al ámbito de la atención, a la calidad de los cuidados, a la formación del personal, a incorporar la perspectiva innovadora en los centros, la participación en los cuidados, como a la organización de equipos y tareas, entre otras cuestiones.

“La integralidad toma una relevancia especial en todo este camino que estamos recorriendo”, ha afirmado la diputada, y ha añadido que el objetivo que persigue la Diputación Foral es convertir a Gipuzkoa en un territorio de cuidados, con un modelo de centrado en las personas y con la participación de la comunidad. Para ello, ha activado una innovadora agenda de atención y cuidados, la Agenda Gipuzkoa 2020>2030, “que cuenta con un amplio consenso y que sienta las bases al conjunto del territorio para transformar nuestro modelo de cuidados”. Maite Peña ha detallado que el plan de acción recogido en la estrategia, para el periodo 2021-2023, no solo contempla el ámbito residencial en lo que a las personas mayores respecta, sino que la estrategia de cuidados de larga duración también pone el foco en la atención en el hogar. “8 de cada 10 personas mayores quieren seguir viviendo en su domicilio; y si no es en casa, como en casa”; por eso, la diputada ha defendido que “es nuestro deber dar respuesta a ese deseo”.

En ese sentido, Peña ha resaltado la estrategia Zaintza HerriLab, que fue presentada en Pasaia la semana pasada, y que tiene como objetivo desarrollar ecosistemas locales de cuidados para garantizar los cuidados de larga duración en el propio hogar. Por otra parte, ha recordado que más allá de las personas mayores y dependientes, la Diputación está dando pasos “muy relevantes” en la atención de otros colectivos, “y que conforman un eje muy importante de la Agenda 2020>2030”. Por eso, entre los proyectos y líneas de trabajo más relevantes que se acometerán en los próximos años destacan la creación de nuevos centros y proyectos pioneros en la atención de personas con discapacidad, mujeres víctimas de violencia machista, así como de personas en situaciones de exclusión social.

Compartir

Destacados...

Noticias más vistas...

YouTube