Gipuzko Buru Batzarra

Noticias

Compartir
22/06/2021

Han desperdiciado una oportunidad única para crear empleo y actividad industrial

El diputado de Promoción Económica Jabier Larrañaga ha lamentado la “rotunda negativa” del Ayuntamiento de Azpeitia a “colaborar para encauzar la reapertura de Corrugados”
Han desperdiciado una oportunidad única para crear empleo y actividad industrial

El diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural Jabier Larrañaga ha afirmado que la “negativa rotunda” del Ayuntamiento de Azpeitia a abrir “un proceso compartido para analizar la reapertura de Corrugados” ha supuesto “desperdiciar una oportunidad única para la creación de empleo y el impulso de la actividad industrial en Azpeitia, en la comarca de Urola  Kosta y en Gipuzkoa, además de suponer un perjuicio a la reputación del territorio”. En la comparecencia realizada en la comisión de Economía de las Juntas Generales a petición de los grupos junteros de PP y EAJ-PNV, el Diputado ha destacado que, “desde que la empresa expresara su interes por retomar la actividad en su ubicación actual, el Ayuntamiento decidió premeditadamente bloquear sistemáticamente esta opción, por lo que la responsabilidad de los cientos de puestos de trabajo no creados y de la actividad económica perdida es única y exclusivamente suya”.

Larrañaga ha subrayado que el papel de la Diputación desde que el Grupo CL transmitiera su intención de reabrir la planta ha sido el de “tratar de facilitar que esta posibilidad pudiera materializarse, cumpliendo con todas las garantías legales y medioambientales, porque entendíamos que era positivo para el interés general, beneficioso para la ciudadanía en términos de creación de empleo y de dinamización de la actividad industrial en la comarca, ya que muchas empresas del entorno habrían podido beneficiarse de las inversiones que el grupo planteaba realizar”.

Por ello, ha especificado que la institución foral ha mantenido, durante los los meses de febrero y marzo, tres reuniones para tratar la reapertura, la primera de ellas en Gasteiz, el 18 de febrero, y las dos siguientes en la propia Diputación, el 11 y el 31 de marzo. En la del día 11 participaron tanto los y las representantes del Ayuntamiento y el Gobierno Vasco, como los y las de la empresa. “En estas reuniones se trataron los pasos a dar en cuanto a los requisitos medioambientales que debían cumplirse para reabrir la planta, y a la tramitación urbanística del proyecto. Teniendo en cuenta que la entidad competente en el primero de esos ámbitos, el Gobierno Vasco, ya había detallado que el proyecto era viable si se cumplían determinadas condiciones, el escollo que restaba era el urbanístico, en manos del Ayuntamiento”.

En ese sentido, ha recordado que la Diputación propuso, “ya desde la primera reunión”, crear un grupo de trabajo con técnicos y representantes legales de Diputación, Gobierno Vasco y Ayuntamiento, “para poner en común las distintas opciones existentes y analizar el encaje legal del proyecto. Desde el principio tendimos la mano para facilitar el proceso, a nivel institucional y técnico, porque estábamos convencidos de que merecía la pena estudiar todas las alternativas, llegáramos o no a buen puerto. Lamentablemente, no fue posible ni siquiera iniciar ese proceso. El primer requisito era la voluntad política de trabajar de forma compartida de todos los actores implicados, pero el Ayuntamiento descartó desde el primer momento la única opción viable a corto plazo, que era la reapertura de la empresa en sus anteriores instalaciones. Y lo hizo en base a una decisión política, no técnica”.

El Diputado ha señalado que “respeta” pero “no comparte” esta postura, y ha pedido al Ayuntamiento que “asuma su responsabilidad con transparencia”. “Es legítimo estar en contra de la reapertura, porque toda decisión en política tiene sus pros y sus contras, y porque algunos de estos inconvenientes pueden resultar impopulares. Pero en lugar de hacerse cargo de las consecuencias ante la ciudadanía, ha tratado por todos los medios de eludir su responsabilidad, escudándose en el resto, e incluso llegando al extremo de negar la existencia del proyecto. Algo del todo absurdo si se tienen en cuenta todos los contactos mantenidos, la documentación existente, o incluso la realización por parte del Ayuntamiento de un informe sobre la reapertura a petición de la propia alcaldesa”.

Larrañaga ha afirmado que la Diputación asume el desenlace de esta cuestión “con frustración, pero con la conciencia tranquila por haber hecho todo lo que ha estado en nuestra mano. Siempre mantenemos que una economía fuerte es la base del empleo de calidad, de nuestro bienestar, y de la cohesión social. Contar con una industria fuerte nos ha ayudado a construir una sociedad con una calidad de vida media elevada, y con una de las menores tasas de desigualdad a nivel europeo. Nuestra apuesta de futuro es seguir trabajando para hacer realidad, día a día, una Gipuzkoa industrial y competitiva. La Diputación seguirá estando presente allá donde surja una oportunidad para fortalecer esta actividad en el territorio y generar empleo, con vocación constructiva. Nos hubiera gustado encontrar la misma actitud en las y los actuales responsables del Ayuntamiento de Azpeitia, pero no ha sido posible, y de nada sirve lamentarnos ahora”.

Compartir

Destacados...

Noticias más vistas...

YouTube