Gipuzko Buru Batzarra

Noticias

Compartir
26/03/2017

Ortuzar: “40 años después, nuestro compromiso es el mismo: el reconocimiento nacional de Euskadi”

EAJ-PNV celebra en el BEC un multitudinario acto político en el que ha conmemorado la Asamblea de Iruña de 1977; los cuatro ponentes de aquella histórica cita, Xabier Aralluz, Josu Bergara, Iñigo Agirre y Kepa Sodupe, han mantenido un coloquio

“Este es el juramento que volvemos a formular hoy como representantes del Partido Nacionalista Vasco. Tenemos un objetivo: una Euskadi libre. Tenemos un deseo: construir la mejor casa para los vascos y vascas de hoy y de mañana. Y tenemos un compromiso, llevar a este Pueblo hasta donde quiera ir”.

Con estas palabras, que han arrancado la ovación de los 2.100 asistentes, ha concluido el presidente del Euzkadi Buru Batzar, Andoni Ortuzar, su intervención en el acto político que EAJ-PNV ha celebrado esta mañana en el BEC de Barakaldo. Un mitin que ha conmemorado el 40 aniversario de la Asamblea Nacional que EAJ-PNV celebró en 1977 en Iruña, la primera que la formación jeltzale pudo organizar en público tras el alzamiento militar de 1936, la Guerra Civil y la larga dictadura franquista. Los cuatro ponentes de aquella histórica cita, Xabier Arzalluz, Josu Bergara, Iñigo Agirre y Kepa Sodupe, han mantenido un coloquio en el que han revivido los avatares y entresijos de aquella Asamblea Nacional, cuyas conclusiones han condicionado sin duda la vida política de Euskadi en estas cuatro últimas décadas.

Aquellos hombres y mujeres que participaron en la Asamblea Nacional de Iruña “pensaron, escribieron y, lo que es más importante, luego llevaron a la práctica su Euskadi del mañana, que es la Euskadi de hoy”, ha reivindicado Ortuzar. “Y acertaron. Vaya que si acertaron. Aquellos documentos están de rabiosa actualidad, permanecen vivos cuarenta años después. Y demuestran que el PNV no solo dice lo que hay que hacer, sino que lo hace”. En opinión del líder jeltzale, en 1977 “se hizo un buen análisis de lo que el País necesitaba, se supo ver lo que venía y, sobre todo, hacia dónde había que ir. Acertaron en el diagnóstico, acertaron en las medidas y acertaron en la dirección”. Gracias a aquel acierto, ha destacado Ortuzar, “hoy, cuarenta años después, nosotros podemos ponernos delante de nuestro Pueblo y dar cuentas de nuestra gestión, de lo conseguido, de lo avanzado, de lo construido y también de lo que falta. Por justicia para quienes en el 77 optaron valientemente por la vía de la reforma en contra de todos aquellos rupturistas y revolucionarios de manual, hoy debemos señalar que, mientras unos jugaron en balde con los sueños de la gente, otros trabajamos para convertir aquellos sueños en realidad”. Por todo ello, Ortuzar ha querido trasladar a aquellos hombres y mujeres, a los que están y a los que nos dejaron, el agradecimiento de todo EAJ-PNV y de un amplio espectro de la sociedad vasca. “El PNV, en sus 122 años de historia, ha sido quien más ha vertebrado Euskadi, quien más ha pensado en su futuro y quien mejor ha guiado a esta sociedad”, ha reivindicado.

“Ahora también nos toca hacer un buen diagnóstico, saber lo que nuestro Pueblo espera de nosotros y señalar la dirección correcta”, ha afirmado Ortuzar cuando ha abordado el momento actual, en el que el partido que preside “tiene más responsabilidades institucionales que nunca”. Han pasado 40 años, sí, pero EAJ-PNV, sus principios y sus objetivos siguen siendo los mismos. “Somos nacionalistas vascos. Euskadi es nuestra Patria. Somos una nación que quiere ser reconocida y respetada. Que aspira a tener lo que los otros Pueblos de nuestro entorno europeo tienen. Queremos un Estado vasco. Un ‘Estado Vasco Autonómico’, decíamos en 1977. Queremos ser libres. Tan libres como los demás. Dispuestos a compartir nuestra soberanía con otros en esa Europa Federal que soñaron nuestros mayores, con el Lehendakari Agirre a la cabeza. Esa es la doctrina del PNV. La de aquella última Asamblea Nacional de 1935 antes de la Guerra que recordaba Juan de Ajuriaguerra en su discurso del 77; la doctrina de hace ahora cuarenta años que nos han contado Xabier, Josu, Iñigo y Kepa; o la doctrina de la Asamblea que acabamos de celebrar hace una hora aquí en el BEC. Ocho décadas de diferencia pero el mismo Partido, el mismo PNV y el mismo compromiso, la libertad de Euskadi”. “Nuestro objetivo no es la confrontación con nadie, ni con España ni con Francia. Nuestro objetivo es alcanzar el reconocimiento nacional de Euskadi”, ha añadido el líder jeltzale.

“Ahora tenemos la oportunidad de subir un escalón más”, ha instado Ortuzar. “Se dan las circunstancias adecuadas para avanzar en la dirección correcta. Navarra afianza el cambio. Con templanza. Buen gobierno. Con diálogo. Rompiendo la incomunicación. En Iparralde, por primera vez en la historia, da los primeros pasos una institución que, aun incipiente y débil, concita la ilusión de un proyecto común para los vascos de ultrapuertos. Y en los otros tres territorios del sur una mayoría política mira al futuro en clave de autogobierno y soberanía. Y, afortunadamente, por primera vez en mucho tiempo miramos al futuro sin la pesada lacra de la violencia. Necesitamos poner fin de una forma ordenada y cabal a un episodio que nos ha lastrado desde decenios. Fin ordenado, definitivo, real y concluyente”. En ese punto, el presidente del EBB ha querido lanzar un mensaje a dos partidos de la oposición que, pese a que presumen de habitar en las antípodas políticas, no tienen el más mínimo reparo en hacer causa común contra EAJ-PNV. “Esta misma semana, unos nos han acusado de pactar con los mayores enemigos de Euskadi, y éstos a su vez nos han acusado de ser los portavoces de ETA. Siempre hemos tenido que ir contracorriente. Pero siempre hemos salido adelante”, ha asegurado.

40 años después de Iruña, Ortuzar ha señalado que el desafío jeltzale en el siglo XXI pasa por “cohesionar una masa crítica como Nación que nos permita ofrecer a los vascos y las vascas una sociedad lo más justa posible, donde las necesidades básicas de las personas que integran nuestro Pueblo se vean garantizadas. Configurar un territorio en el que la calidad de vida y el desarrollo humano se conjuguen con la construcción nacional. Ese es el horizonte del Nuevo Estatus. Una nación de mujeres y hombres libres. Con unos derechos de ciudadanía que amparen la igualdad efectiva de todos y todas ante los poderes establecidos. Un país de oportunidades. De empleo. De innovación. De formación. Una sociedad que confíe en los jóvenes. Que sepa cuidar a sus mayores. Que dé confianza a las familias. Que garantice un Estado del bienestar sostenible. Esa es la propuesta del Partido Nacionalista Vasco de hoy”, ha afirmado el presidente del EBB.

Compartir

Destacados...

Noticias más vistas...

YouTube