• 15 FEB 19

    Propuesta para declarar El Peine del Viento como bien cultural calificado

    El consejero Bingen Zupiria y el alcalde Eneko Goia han explicado los detalles de una protección que tiene también en cuenta el entorno natural, que se entiende como parte fundamental de la obra. Esta protección pretende poner en valor un bien que cuenta con un “gran reconocimiento social y artístico” y preservarlo en las mejores condiciones.

    El consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, y alcalde de Donostia / San Sebastián, Eneko Goia, han presentado hoy en la capital donostiarra el proyecto para proteger el conjunto formado por la Plaza y las Esculturas del Peine del Viento. 

    A través de esta iniciativa se pretende declarar bien cultural calificado, con la categoría de Conjunto Monumental, esta obra de Eduardo Chillida y Luis Peña Ganchegui. La declaración permitirá poner en valor un bien que cuenta con “un amplio reconocimiento a nivel social, artístico y académico”, preservarlo en condiciones de seguridad y mejorar su accesibilidad. Pedro Chillida, hijo del escultor donostiarra, y Rocío Peña, hija del arquitecto autor de la Plaza, han participado también en esta presentación. 

    El alcalde Eneko Goia ha agradecido la “celeridad” y “disposición” del Gobierno Vasco para proteger, con la máxima calificación, el Peine del Viento. “Al igual que ocurrió hace unos meses con la protección de la Parte Vieja donostiarra, el Departamento de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco ha mostrado su compromiso e implicación con esta ciudad”, ha señalado. Goia, asimismo, ha subrayado que el Peine del Viento no es solo un símbolo de Donostia / San Sebastián: “Es también un patrimonio del país y me atrevería a decir que es también un patrimonio de la humanidad. Esta protección era necesaria y otorga a este conjunto el valor y reconocimiento que merece”. 

    El alcalde donostiarra, por último, ha señalado que, como consecuencia de la protección del Peine del Viento, el Ayuntamiento deberá tomar medidas de protección, algo que ya está haciendo en la ladera y que pretende también hacer de cara a mejorar la accesibilidad.

    Tras la publicación en el Boletín Oficial del País Vasco, hoy mismo, de la propuesta de protección se inicia un periodo de alegaciones de 20 días, contados a partir de mañana. En caso de no haber alegaciones, el Consejo de Gobierno del Gobierno Vasco procederá a su aprobación mediante Decreto, quedando incluido en el Registro de Bienes Calificados el Conjunto Monumental de la Plaza y las Esculturas del Peine del Viento con su entorno. 

    Por otro lado, este reconocimiento es un requisito indispensable de cara a iniciar un eventual proceso de declaración de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

    El Peine del Viento

    El entorno del Peine del Viento, urbanizado en 1926, tuvo un carácter periférico hasta que en 1977 culminó la construcción de la obra de Eduard Chillida y Peña Ganchegui.

    Tal y como recuerda el propio expediente de protección, la iniciativa del proyecto había surgido algunos años antes y, cuando en 1968 la ciudad propuso homenajear al Eduardo Chillida por su trayectoria, el propio autor planteó la ejecución de una obra permanente. 

    El Ayuntamiento donostiarra aceptó la propuesta incorporando al proyecto la creación de una plaza que sirviera para “la observación de la obra de Chillida y a su vez de remate urbano”. El escultor recomendó la contratación de Luis Peña Ganchegui, que en 1974 redactó el proyecto bajo el nombre ‘Plaza del Tenis’. 

    La obra de la Plaza se inició en marzo de 1976 y todo el conjunto se inauguró el 3 de septiembre de 1977. El proyecto se convirtió en un icono de la ciudad, uno de los entornos más conocidos de Euskadi y en un conjunto artístico reconocido a nivel internacional.