• 24 JUL 07

    El PNV de Zarautz ve con preocupación el gobierno en minoría del ayuntamiento


    Considera preocupante la falta de acuerdo que garantice la gobernabilidad de Zarautz


    Dos meses después de las elecciones municipales el Ayuntamiento de Zarautz conoce quienes serán los miembros que ostenten el gobierno municipal. Serán los cinco concejales de Eusko Alkartasuna los encargados de llevar a cabo una tarea, que en opinión de EAJ-PNV, se va a antojar complicada ante la falta de acuerdos.

    En este sentido, EAJ-PNV afirma que llevará a cabo una oposición en clave constructiva trabajando siempre desde la responsabilidad y buscando siempre lo mejor para los zarauztarras. De este modo, la formación nacionalista asegura estar dispuesta a seguir tendiendo puentes y cauces de diálogo que tengan como fruto la conformación de un gobierno municipal fuerte y sin fisuras. EAJ-PNV considera preciso que los acuerdos y pactos que se adopten se cumplan, ya que en los últimos dos meses Eusko Alkartasuna no ha cumplido lo apalabrado en otros pueblos de la comarca.

    Del mismo modo, el partido nacionalista observa con preocupación la no existencia de ningún tipo de acuerdo para alcanzar la gobernabilidad de Zarautz, y quiere dejar claro que todavía queda la posibilidad de retomar las conversaciones cara al mes de septiembre. Asimismo, el gobierno en minoría que en estos momentos está en manos de Eusko Alkartasuna no supone, para EAJ-PNV, lo mejor para los zarauztarras, ya que no representa la voluntad de los ciudadanos que dejaron bien claro en las urnas que desean llevar a cabo cambios importantes en la gestión municipal.

    Tal y como declaró el portavoz jeltzale en el Ayuntamiento Imanol Lasa en la sesión plenaria de puesta en marcha del funcionamiento de los órganos municipales, "cualquier alumno que no ha tenido tiempo de trabajar la materia y ha suspendido el examen, tiene una nueva oportunidad en septiembre". De este modo, el portavoz de EAJ-PNV quiso dar a entender que al actual Alcalde, Jon Urien, le queda una nueva oportunidad de conformar gobiernos fuertes y zanjar la crisis política en la que está sumido en estos momentos el Ayuntamiento de Zarautz.