• 31 OCT 17

    La Diputación Foral presenta los presupuestos para empezar a construir “la Gipuzkoa del futuro”

    La Diputación Foral de Gipuzkoa ha presentado hoy el proyecto de presupuestos de 2018, con una previsión de gasto de 856,5 millones de euros, es decir, 18,6 millones más que en el presente ejercicio (+2,2%). “Son los presupuestos para empezar a construir la Gipuzkoa del futuro”, ha remarcado el diputado general, Markel Olano. La institución foral presentó una nueva agenda política el pasado mes de septiembre, situada en el marco del programa Etorkizuna Eraikiz, y los presupuestos 2018 son “la herramienta para ejecutar esa hoja de ruta”.

    Olano ha subrayado que los proyectos estratégicos que prevé dicha dinámica se han situado entre las “prioridades” del presupuesto, junto a promoción económica, políticas sociales y la lucha contra el fraude fiscal.

                El diputado general ha comparecido hoy por la mañana en Donostia, acompañado del diputado foral de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, para informar sobre la iniciativa. Antes de la rueda de prensa, el proyecto ha recibido el plácet del Consejo de Gobierno y, tras la comparecencia pública, el diputado general se ha desplazado a las Juntas Generales de Gipuzkoa para entregar el documento a la presidenta de la Cámara Eider Mendoza. Según han destacado los responsables forales, con el de 2018 la Diputación encadena tres años consecutivos de crecimientos presupuestarios. “La recaudación crece impulsada por el fortalecimiento de la economía, y esto tiene una influencia directa en los recursos de los que disponemos las instituciones”, ha explicado Olano.

    En total, el proyecto de presupuestos prevé destinar 10,4 millones de euros a los proyectos estratégicos que se están impulsando desde el programa Etorkizuna Eraikiz, entre los que se encuentran el centro de ciberseguridad industrial o el centro avanzado y de referencia en el ámbito de la atención al envejecimiento de Pasaia. “Palabras y hechos: hasta ahora hemos desgranado los contenidos de la nueva agenda política que ha puesto en marcha la Diputación, y ahora es hora de comenzar a materializar todas estas iniciativas”, ha destacado Olano.

     Junto a estos proyectos estratégicos, la promoción económica, las políticas sociales y la lucha contra el fraude fiscal se sitúan entre las prioridades principales del presupuesto foral para 2018. En lo que respecta a políticas sociales, el próximo ejercicio volverán a destinarse “más recursos que nunca” a este ámbito, ya que la dotación de este año se verá incrementada con otros 13,3 millones de euros más. Es decir, casi la mitad del gasto de la Diputación (47,48%) corresponde a políticas sociales, con una inversión de 525 euros por habitante. “Solemos decir que queremos situar Gipuzkoa entre los territorios europeos con menor desigualdad y, para ello, es fundamental seguir invirtiendo en nuestro sistema de protección social”, ha destacado el diputado general.

    Por otra parte, Olano ha hecho una lectura optimista del escenario económico actual y ha insistido en la importancia de seguir apoyando al tejido empresarial del territorio. “A principios del legislatura, casi doblamos la asignación del departamento de Promoción Económica y pusimos en marcha el Plan de Reactivación Económica, con una inversión prevista de 200 millones para fortalecer la salud de nuestro tejido productivo”, ha recordado Olano, reiterando que la Diputación seguirá apostando en la misma dirección. Por último, la lucha contra el fraude fiscal sigue situándose entre las prioridades presupuestarias para la Diputación, que seguirá trabajando para mejorar y ampliar los “recursos humanos y técnicos” existentes en este ámbito.

    GHK y Bidegi

    En lo referente al capítulo de gasto, casi todos los departamentos registran incrementos en su asignación, aunque las variaciones más llamativas corresponden al de Infraestructuras Viarias y al de Hacienda y Finanzas. En lo que respecta a esta última, se prevé un crecimiento de 11 millones, de los que nueve están destinados a solucionar un enredo dejado por el anterior Gobierno foral en GHK: hace dos legislaturas, Gipuzkoa recibió un préstamo del Banco Europeo de Inversiones para construir una infraestructura para la gestión de residuos. En la anterior legislatura, sin embargo, se paralizó el proyecto, y se destinó parte del préstamo a otros menesteres. La citada dotación extra de 9 millones para el departamento de Hacienda tiene, por tanto, solucionar este problema como meta.

    En lo que respecta al departamento de Infraestructuras Viarias, la disminución de recursos se debe a que en 2018 no existe la necesidad de realizar ampliaciones de capital a Bidegi. “El año pasado destinamos 21 millones a esta sociedad pública para el proyecto de la carretera Antzuola-Bergara. Este año, sin embargo, Bidegi es capaz de autofinanciarse y seguir materializando dicho proyecto”, han explicado los responsables forales, poniendo el foco en la fortaleza del modelo Bidegi. “Al margen de este efecto financiero, el presupuesto del departamento de Infraestructuras Viarias crece”, ha señalado el diputado general, explicando que el mantenimiento de las carreteras será el destino de dicho incremento.

    En lo que respecta al capítulo de ingresos, y según lo acordado en el último Consejo Vasco de Finanzas, en 2018 se prevén unos ingresos de 4.868,6 millones de euros para la Diputación Foral de Gipuzkoa. A la hora de repartir estos recursos, la mayor parte irá a parar al Gobierno Vasco, ya que recibirá 3.173,2 millones de euros; la Diputación, por su parte, se quedará con los citados 856,6 millones mientras que a los municipios les corresponderán 488 millones de euros, una dotación sin precedentes. El Estado, por último, recibirá 351 millones de euros a través del Cupo.