• 01 ABR 16

    La Diputación desarrollará 40 procesos de participación ciudadana en 2016, involucrando a todos sus departamentos

    El Plan Anual contempla una inversión de 1.065.000 euros y distintas medidas para fortalecer el papel de la ciudadanía en la puesta en marcha de las políticas públicas

    La Diputación ha presentado hoy el Plan de Participación Ciudadana de 2016, una herramienta con la que aspira a comprometer a la sociedad en el proyecto de Gipuzkoa, facilitando el protagonismo de la ciudadanía y los agentes sociales en el diseño, puesta en marcha, y evaluación de las políticas públicas. “Queremos afianzar una relación basada en la apertura, la cercanía y la confianza, abriendo nuevos cauces de participación y comunicación. La participación es uno de los pilares la buena gobernanza. Apostamos por una nueva forma de entender y practicar la política. Si queremos una gestión a la medida de las personas, debemos conseguir el apoyo, las ideas y la energía de todas las personas”, ha explicado el diputado de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad Imanol Lasa.

    La Diputación ha dotado al Plan de un presupuesto de 1.065.000 euros, del que el 80% va destinado a actividades de extensión y facilitación de la participación. Dentro del primer apartado, se han diseñado 40 procesos de participación ciudadana, implicando a todos los departamentos de la Diputación y a 28 direcciones. “Este es un claro indicador de que estamos ante una apuesta transversal, de la institución en su conjunto y en su actividad diaria”, ha destacado Lasa.

    El elenco de ámbitos en los que la ciudadanía tendrá un papel fundamental es “muy diverso”: euskera, políticas de juventud, desarrollo sostenible, movilidad, promoción económica, cooperación, deporte femenino... Entre los proyectos concretos, cabe citar la regeneración de Pasaialdea, el uso de la bicicleta, los accesos de Carlos I. en Donostia, los planes energéticos, el impulso al Consorcio Vasco de Internacionalización, Armundarai-Ibiur, la configuración del servicio para jóvenes de entre 18 y 30 años, el servicio foral de atención a la ciudadanía, o la nueva norma foral de open data.

    En cuanto a las acciones de facilitación de la participación, una de las grandes novedades consistirá en el diseño de una Plataforma o Portal de Participación Virtual que posibilitará la participación y la generación de debates en procesos participativos asociados a procesos y proyectos promovidos desde los diferentes departamentos, direcciones y otras estructuras y organismos dependientes de la Diputación.

    Esta plataforma on line verá la luz antes de verano y supondrá, según el diputado, un salto cualitativo importante. “Tenemos claro que hay que ir más allá de las reuniones y los formatos presenciales, y aprovechar todo el potencial de las nuevas tecnologías para conectar con la gente y recoger sus aportaciones, propuestas y peticiones. Hoy en día no podemos planificar la participación sin tener en cuenta la importancia del móvil, el ordenador o la tablet en nuestro día a día. Va a ser una herramienta muy innovadora”, ha adelantado.

    Además, la Diputación creará una Guía de Participación Ciudadana para desarrollar procesos participativos. Lasa ha afirmado que el nuevo modelo de participación que se propone para  Gipuzkoa no es un canto a la abstracción. “Exige claridad y concreción, definir claramente las reglas de juego y los compromisos a lo largo de los procesos y también al final de los mismos”. Así, la guía planificará el qué (tema), quiénes (roles), cómo (método), con qué recursos (TICs, presupuesto, etc), cuándo (tiempos), por qué (razones) y para qué (objetivos). Está guía se completará con otras internas para los y las trabajadoras forales, o los Ayuntamientos y entidades sociales.

    Otra de las novedades radicará en la creación del Consejo Social de Participación Ciudadana, un órgano consultivo cuyo cometido será el de canalizar, entre otras, las propuestas de distintas entidades y agentes, y su toma en consideración en aspectos tales como la identificación de procesos participativos, su ejecución y evaluación. Estará integrado por 40 representantes de la sociedad guipuzcoana, personas de reconocido prestigio del ámbito social, cultural o económico. También se activará el registro de entidades ciudadanas, para fomentar la participación a través del “rico y extenso tejido asociativo”  del Territorio.

    Consejo de Ayuntamientos

    Acorde con el nuevo Plan, los Ayuntamientos tendrán, como nivel institucional más próximo a la ciudadanía, un papel esencial a la hora de dar cauce a la participación, no solo a nivel local, sino al de todo el Territorio. Para ello, se creará el Consejo de Ayuntamientos, con el que se pretende institucionalizar, formalizar y estructurar ese espíritu de colaboración interinstitucional. Además, se pondrá en marcha un servicio de asesoramiento técnico y metodológico dirigido a los Consistorios y entidades ciudadanas de Gipuzkoa, así como una nueva  línea de subvenciones para el desarrollo de iniciativas participativas, procesos de rendición de cuentas y/o participación en la elaboración de presupuestos municipales.

    Todas estas iniciativas y el contenido íntegro del Plan fueron expuestos a alcaldes y técnicos de participación el pasado 18 de febrero, en un encuentro en el que estuvieron representados un total de 70 municipios del Territorio.

    Tanto la creación del Consejo de Ayuntamientos como la del Consejo Social se desarrollará a través de sendos procesos participativos.  También se abrirá otro proceso para aprobar la nueva Norma Foral de Participación Ciudadana. Se revisarán y actualizarán los contenidos de la norma en vigor, introduciendo los cambios necesarios para su posterior tramitación en Juntas Generales. Por otra parte, se redefinirá el modelo para el desarrollo de los presupuestos participativos a partir del año 2017, con la colaboración del departamento de Hacienda y Finanzas y de la dirección de Estrategia de Gestión de la DFG.

    Según Lasa, las medidas contempladas en el Plan van encaminadas a fortalecer el papel de la sociedad civil en la gestión de lo público, abordando retos, problemas y soluciones “de forma cooperativa”. “Cuantos más puntos de vista se incluyan en la toma de decisiones, cuanto más se involucre la gente, más legítimas y eficaces serán las políticas públicas, y en mayor medida darán respuesta a las necesidades existentes. Favorecer la participación es hacer más plural y diversa la política. Es algo positivo y enriquecedor para las personas y para la sociedad. Es apuntalar Gipuzkoa como proyecto colectivo y compartido”, ha resumido.

    El diputado ha recordado que la Diputación cuenta  desde 2010, hace dos legislaturas, con una Norma Foral y una Dirección de Participación Ciudadana. “Gipuzkoa ha sido pionera en la creación de órganos participativos en el ámbito de las competencias forales. Pero es momento de dar un nuevo impulso a esta trayectoria. Queremos que los cuatro próximos años sean los de la consolidación y la institucionalización de la participación ciudadana”, ha concluido.