• 28 SEP 17

    Los sentimientos de pertenencia no se pueden imponer, deben ser respetados

    El portavoz jeltzale, Joseba Egibar, considera que el recurso a la fuerza que está ejerciendo el Gobierno español ante el proceso catalán no va a solucionar la crisis de modelo político territorial del Estado español. “Los sentimientos de pertenencia no se pueden ni imponer ni extirpar, se deben respetar”. Así, apela al diálogo y al principio democrático que posibilite los cambios legales correspondientes para que se respete la voluntad de la ciudadanía libre y democráticamente expresada

    Joseba Egibar, portavoz del grupo parlamentario de EAJ-PNV en la Cámara de Vitoria-Gasteiz, ha mostrado su apoyo y respeto al referéndum que el Parlament quiere celebrar este domingo, “porque la voluntad de la ciudadanía libremente expresada constituye el instrumento más eficaz para la construcción del futuro de cualquier nación, de cualquier sujeto político-jurídico como Catalunya o Euskadi”. Egibar, en el Pleno Ordinario de este jueves, ha considerado que los sentimientos de pertenencia no se pueden ni imponer ni extirpar y que deben ser respetados: y es por ello, que ante un maltrato o humillación –como los que está utilizando el Estado- no hay otra mejor respuesta que la de hacer un ejercicio de dignidad personal, colectiva, política y democrática y votar el referéndum del 1-O. Ese es el eje de la cuestión”, ha zanjado.

    En ese sentido, Egibar ha preguntado a las formaciones que se oponen al referéndum dónde está el problema en que la ciudadanía exprese su voluntad. En este punto, se ha dirigido al Partido Socialista para recordarle que no basta solamente con apelar al diálogo, la apelación permanente que se hace al diálogo tiene un tope. “Si uno parte de la prevalencia de la soberanía española, indivisible e indisoluble, y ofrece un diálogo a una comunidad política -como Cataluña o Euskadi, que se siente sujeto-político-jurídico como un pueblo con derecho a decidir-, ¿qué canal de diálogo se puede utilizar que pueda fructificar, si se impone desde la posición previa española de la imposición de esa soberanía indisoluble?”, ha planteado.

    De ese modo, Egibar ha pedido que cuando se apele al diálogo se exprese exactamente dónde se encuentran los límites a ese dialogo, porque si no existe una igualdad de condiciones políticas de las distintas identidades nacionales no hay solución. La apelación al dialogo dentro de la legalidad supone de facto la supremacía o prevalencia de la soberanía del pueblo español sobre el pueblo catalán o el vasco. “Conjugar el principio democrático resulta imposible” en esas condiciones. “Siquiera conjugando el principio democrático -que otorga legitimidad a unas determinadas posiciones políticas que democráticamente manifestadas buscan un cauce de proyección y de concreción- se puede encontrar una vía de dialogo que pueda posibilitar esos acuerdos. Pero, si no se admite el principio democrático y se impone sin más -como se pretende en Cataluña- el manu militari, no se va a encontrar ninguna solución al problema.”, ha dicho. 

    Así, Egibar ha instado al Gobierno de Mariano Rajoy a que cese en su estrategia de imposición. “La fuerza no va a solucionar nada, y la apelación al dialogo, si no se desdobla esa posibilidad de principio democrático o legitimidad democrática que posibilite los cambio legales correspondientes, no vale de mucho; los marcos legales por sí mismos, si no resuelven los problemas, no valen para mucho. Tienen que servir para solucionar los problemas y la adecuación tiene que ser de ese marco legal o jurídico a la voluntad expresada libre y democráticamente en este caso expresada por la ciudadanía catalana el próximo domingo”.

    “Con una sonrisa en la boca y una papeleta en la mano. ¡Vaya peligrosidad!”, ha finalizado.